Directora del NPF se reúne con investigadores del IPAG

La directora del Núcleo Milenio de Formación Planetaria, la astrónoma Amelia Bayo, estuvo en Francia para reunirse con investigadores del Institut de Planétologie et d’Astrophysique de Grenoble (IPAG), perteneciente a la Universidad de Grenoble. Allí, participó activamente de varias reuniones científicas para hablar sobre su trabajo y sobre la investigación desarrollada en el contexto del NPF.

Bayo explicó a académicos del instituto e investigadores postdoctorales, el estudio que el NPF desarrolla para dilucidar la formación planetaria y cómo trabaja para lograr el ambicioso objetivo de observar, en el infrarrojo medio, planetas en formación. Esto último, a partir del desarrollo de espejos de uso astronómico para el proyecto PFI.

Una de esas reuniones se centró en la investigación que la científica ha desarrollado sobre el disco de escombros alrededor de la estrella de baja masa TWA7, objeto joven ubicado a unos de 110 años luz de nosotros. Estos discos son difíciles de observar debido a su debilidad, sin embargo, investigadores del NPF han logrado caracterizarlo, estableciendo así restricciones sobre la presencia de planetas gigantes, e interacciones de planetas menores con el propio disco.

“Los avances en todos los campos abarcados, pero en particular en el contexto de la instrumentación del NPF, fueron acogidos con gran entusiasmo, incluso planteándose una colaboración más estrecha en otros aspectos de la instrumentación astronómica. Las nuevas ideas que se gestaron en esta reunión se seguirán desarrollando en una visita del Dr. Jean-Philippe Berger a los miembros del grupo en el mes de Octubre”, comenta Amelia Bayo.

Berger es un interferometrista de renombre mundial y desarrolló, junto con su equipo, el primero instrumento que combinó los haces de cuatro telescopios en el VLTI (acrónimo de Very Large Telescope Interferometer). Actualmente, colabora con el NPF como evaluador externo de la tesis de doctorado del estudiante del núcleo Sebastián Zúñiga, y como supervisor directo en la contribución que realiza Zuñiga a las mejoras de los telescopios auxiliares de Paranal.

Además, Bayo recalca que tener una colaboración tan estrecha con un centro de referencia mundial en la instrumentación es algo muy positivo. “Es un signo muy alentador del progreso que el NPF ha obtenido en apenas un año de vida”, destaca.

En el IPAG, la directora del NPF también presentó el trabajo que se ha realizado en Chile en la escuela de Data Science, de cuyo comité organizador es parte. Este programa internacional se realiza cada año en La Serena y consta de conferencias interdisciplinarias y talleres centrados en entregar herramientas aplicadas al manejo de grandes bases de datos. Esta escuela está destinada a estudiantes de pregrado o recientemente graduados, pertenecientes a diversas carreras como estadística, matemáticas, física, astronomía, salud, computación, etc.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *